TIPOS CIERRE DE PENDIENTES

Te ayudamos a elegir pendientes, y no por el color, sino por el cierre

Elegir el combo de pendientes perfectos es siempre una tarea complicada. Por si decidir el color y la forma no fuera suficiente, cuando ya tenemos eso decidido nos viene el dilema, ¿oro o plata? Ahora además se añade otra decisión, ¿Qué cierre será el mejor?

Para ayudaros (un poquito) en la elección, os explicamos los tipos de cierres que existen y los pros y contras que vemos en cada uno. Por supuesto, os vamos a dejar algunos de nuestros favoritos para ayudaros más, si cabe.

Cierre a presión

Es el más común y con el que normalmente nos sentimos más cómodas. Uno de los inconvenientes... perdemos, o lo que solemos decir, no encontramos la parte de detrás. Por suerte siempre rescatamos aquel pendiente que ya no nos ponemos y encontramos la solución.
Nuestros basic hoops son el ejemplo perfecto con este tipo de cierre. Además también tenemos mini pendientes en todos los colores y formas con cierre a presión.

Cierre catalán

Por el nombre es probable que no sepáis de qué cierre hablamos, sin embargo, estamos convencidas que vuestros joyeros están llenos de pendientes de este tipo. La gran ventaja es que al ser una sola pieza no hay riesgo de perder ninguna parte. 

Tenemos un consejo muy útil en el caso de estos cierres, si no hace "click" al cerrar, ¡no está roto! La solución es fácil, sólo tienes que jugar con el palito del pendiente con cuidado arriba y abajo hasta conseguir que encaje con el cierre.

Cierre gancho

Os sonará porque suele utilizarse en aquellos pendientes más largos. Como el nombre indica, consiste en un gancho que se pasa por el agujero y queda abierto. Por eso, es muy típico acabar perdiendo alguno. De nuevo, ¡tenemos una solución! para aquellas más despistadas (nos incluimos) podéis utilizar los cierres de silicona que aseguran que quede cerrado y no lo perdamos. 

Si tenéis el agujero algo rasgado, no recomendamos este tipo de cierre ya que deja el agujero algo descubierto. 

Cierre con rosca

A simple vista puede parecerse al cierre a presión, la gran diferencia es que el palito del pendiente no sale por detrás ya que la rosca tiene tope. Aunque no tenemos gran variedad de pendientes con este tipo de cierre, no tenemos duda de que en breves incorporaremos más a la colección.

Cierre congo

Con este tipo de cierre creemos que no existe un punto intermedio... ¡o lo amas o lo odias! Consiste en un palito fino que se abre y encaja con el otro extremo metiéndolo por el agujero. El amor por el viene porque una vez que lo pones te aseguras que no se abre y por tanto no hay riesgo de perderlo. El odio está a la hora de ponerlo, se necesita un tanto de maña, pulso y por supuesto, paciencia. 

Por suerte, tenemos un truco infalible. En lugar de ponerte el pendiente hacia atrás, puedes meterlo de atrás hacia delante y así tienes más visibilidad en el cierre.

Ahora que ya sabéis un poco más sobre los tipos de cierres podéis elegir vuestro favorito. En nuestra colección ya tenemos más de 200 pendientes y os avisamos ¡no es fácil decidirse!

Escribir un comentario